PLD sienta las bases garantizan unidad y triunfo en el 2020

Por: Jhonny Arrendel

Tal como ha apuntado en reiteradas oportunidades, el miembro del Comité Político, Franklin Almeyda Rancier, el cierre definitivo de todo apresto reeleccionista por parte de colaboradores del Presidente, Danilo Medina, será el punto de arranque para la próxima y contundente victoria electoral de nuestro Partido de la Liberación Dominicana.

En efecto, la unidad interna es el factor primordial para garantizar que el proyecto de nación que sustenta el PLD prevalezca en la dirección del Estado, ya que el pueblo dominicano reconoce la necesidad de mantener el sendero de progreso para alcanzar el desarrollo pleno.

Sin embargo, frente a la realidad de que la oposición política es marcadamente débil y que aunque ha tratado de sacar provecho de los movimientos y reclamos sociales, no ha conseguido una manifestación articulada, era de esperar que sectores enquistados en el gobierno pretendan forzar una aventura reeleccionista.

Las reelecciones ilimitadas coartan la rotación en los cargos públicos, situación que en sí misma es un baldón para la renovación de los cuadros del PLD y rompe con un principio democrático que en la historia universal data incluso desde antes de la implementación de los procesos electorales para escoger representantes legislativos.

Naturalmente, este enfoque rompe de plano con los alegatos de quienes postulan que un mandatario estaría en derecho de repostularse cuantas veces quiera porque de lo contrario se estaría bloqueando los derechos de los votantes a decidir.

Aunque las constituciones de los países deban adecuarse a los cambios políticos y sociales de envergadura, también es una verdad fundamental que una Ley Sustantiva se crea para el futuro y no con fines de acomodarla a determinado escenario, situación o coyuntural conveniencia.

Además, los proyectos presidenciales continuistas están contrapuestos al carácter colectivo y plural de una organización como el PLD, que orienta su rumbo de acuerdo a la soberana decisión de sus bases y así previene la nefasta personalización del poder.

En las últimas décadas, en toda América Latina las campañas electorales y los consiguientes procesos de votación se tornan cada vez más competidos y reñidos por lo que para los partidos en el poder es vital limitar el tiempo de mandato de los gobernantes, ya que así propician la renovación de sus ofertas mediante la movilidad en los cargos públicos.

Es importante señalar que desde finales de la década los 70 hasta el presente, en ninguno de los países latinoamericanos donde se ejerce la democracia de manera cierta, se ha establecido en forma fija la reelección sin límites.

Liderazgo internacional la rechaza

Recientemente, diversas figuras del ámbito político de América Latina se han pronunciado en contra de la posibilidad para los gobernantes de la reelección ilimitada.

Entre los líderes latinoamericanos que se han expresado en ese sentido, sobresalen los ex presidentes, Nicanor Duarte, de Paraguay; el boliviano Carlos Mesa y el ecuatoriano Jamil Mahuad, quienes rechazan que los gobernantes puedan ser reelegidos de manera indefinida.

Nicanor Duarte, ex jefe de Estado de Paraguay, considera que “en el poder debe haber alternancia y dinamismo”. En tanto, el boliviano Carlos Mesa se declara en favor de permitir una única reelección consecutiva, después de un primer periodo de cuatro años.

Jamil Mahuad, ecuatoriano, condena las reelecciones ilimitadas, que aduce, constituyen un “abuso de poder que a todos nos duele”.

Dentro del PLD

Militantes del Partido de la Liberación Dominicana destacan la importancia de que se cumplan los acuerdos refrendados por el comité Central, en base a los principios de la democracia interna y así preservar la unidad de la organización que a su vez garantiza su permanencia en el poder.

Se ha comprobado, y resulta lógico, que las bases del PLD apoyan mayoritariamente el que los procesos de primarias para elegir las candidaturas a las elecciones presidenciales, congresuales y municipales se mantengan dentro del ámbito de sus filas, es decir, con padrón cerrado, para que sean los verdaderos militantes quienes seleccionen.

Unidad del PLD es sagrada

En tanto, dirigentes de las más altas instancias, son enfáticos en precisar que bajo ninguna circunstancia peligra la unidad y armonía interna de nuestra institución política, la más exitosa en la historia del país, guardando la debida y respetuosa distancia con la entidad patriótica La Trinitaria, creada por el Patricio Juan Pablo Duarte.

Alejandrina German, integrante del Comité Político, subraya la fortaleza institucional del PLD, que le mantiene cohesionado y unificado.

“La unidad del PLD es indestructible, y debo aclarar que en ninguno de sus organismos se plantea el tema de la reelección”, subrayó German.

De su lado, el también miembro del Comité Político, Franklin Almeyda Rancier, destaca que el cumplimiento de los acuerdos refrendados por el comité Central son la garantía de la unidad, a la vez que fortalecen al partido de gobierno.

Recordó que para superar la crisis por la reforma para felicitar la repostulación del presidente Medina, el Comité Político acordó 15 puntos en el año 2015 y todo el mundo en el PLD se dedicó a trabajar por el triunfo del actual mandatario.

 

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password