Leonel realiza concurrida caravana en Los Alcarrizos

Leonel Fernández realizó la primera caravana el domingo 10 de junio cuando visitó a tres compañeros del Partido en la circunscripción número 3 del Distrito Nacional.

Las calles de los sectores que conforman Los Alcarrizos fueron abarrotadas este domingo por dirigentes peledeístas y comunitarios que esperaban al presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Leonel Fernández, quien continuó las visitas a dirigentes del partido, esta vez a los hogares de Alfonso Soto en Los Barracones y Luis Pimentel en Los Cerros.

Las visitas programadas a los dirigentes Soto y Pimentel, se convirtieron en una gran caravana en la que niños, adolescentes, adultos y personas de avanzada edad, mostraron sus afectos a Fernández, quien detuvo su vehículo camino a la casa de Pimentel, para saludar y conversar con una señora que cargaba un cuadro con la imagen del presidente del PLD.

Durante el trayecto, a ritmo de “se activó el León y está sofocando” y “Leonel está vivito y coleando”, dirigentes peledeístas de la circunscripción número 5, y comunitarios, vitoreaban de manera espontánea a Fernández, procurando saludarle y  mostrarle su simpatía.

La euforia de los residentes de Los Alcarrizos se hizo sentir con banderas y gorras moradas, así como letreros con palabras de cariño al presidente del PLD, quien ha asumido como una tradición desde hace años hacer contacto directo con los dirigentes en sus respectivas casas.

En principio se trataba de dos visitas a dirigentes fundadores del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), pero a su llegada a la entrada de la demarcación, lo esperó una multitud.

A medida en que el presidente del PLD se internaba por las calles estrechas de los barrios de este municipio, se iban aglomerando numerosas personas que le mostraban su simpatía con el dedo en forma de “L”.

Fernández hizo la primera parada en la casa del fundador número 61 del PLD, Alfonso Soto, ubicada en la calle Primera número 33 de la Manzana 17, del barrio Invi de aquí, donde lo esperó una multitud que decía una y otra vez, “y ruge, ruge, el León”.

Allí permaneció unos 20 minutos y luego continuó su recorrido a la casa del señor Luis Ernesto Pimentel, quien habita en la urbanización Los Cerros de aquí, donde también permaneció alrededor de 25 minutos.

En este punto lo esperaron numerosas personas que se agolpaban unos y otros, con la intención de darle la mano.

 

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password