Yo aspiro…

Por: Belkis Castillo

Tener un país donde la distribución de la riqueza sea más equitativa; menos gente viviendo en extrema pobreza y con más generación de empleos, es quizás a lo menos que aspiro.

Y es que, aunque estas son realidades, mis mayores aspiraciones están concentradas en que se imponga una cultura de paz; que desaparezcan los crímenes que destacan cada día el término feminicidio; no más muertes por violencia intrafamiliar.

Aspiro a que la delincuencia, junto con la violencia, quede en las páginas desgraciadamente ya leídas; que un celular, una motocicleta, un arma de fuego, 100 o 10 mil pesos no le pongan precio a la vida.

Como los niños inocentes e ingenuos, me gustaría vivir en un país donde haya libertad de andar en las calles y avenidas; vivir en barrios donde los señores y las señoras puedan sentarse en su frente a disfrutar un café y contar sus anécdotas, sin temor a que un desaprensivo los asalte.

A quién no le gustaría salir de su casa sin el temor a no regresar?.

Cuando me entero de muertes por atracos, me llegan a la cabeza mis idas y vueltas de la casa a la universidad, con el solo temor a la oscuridad de las 5:00 de la mañana y de las 10:00 de la noche.

Que mi abuela me esperara sola, en la prolongación 27 de Febrero, hasta que me desmontara de la última guagua banderita, verme subir las escaleras que atravesaba varios edificios de apartamentos en la urbanización Las Caobas, es muestra de que la delincuencia tenía poco espacio, aunque los delincuentes siempre han existido.

Hoy, o no hay voluntad para combatir lo que muchos atribuyen a la falta de oportunidades, o simplemente la delincuencia, con agentes policiales y militares incluidos, se ha burlado de las frágiles estrategias y planes creados para combatirla.

 

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password